Ante situaciones de enfermedades degenerativas, cotizaciones realizadas tras la estructuración de la invalidez podrán tenerse en cuenta para acceder a la pensión

Ante situaciones de enfermedades degenerativas, cotizaciones realizadas tras la estructuración de la invalidez podrán tenerse en cuenta para acceder a la pensión

La Sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia recordó que, respecto de las enfermedades catalogadas como crónicas, congénitas o degenerativas, a partir de la sentencia CSJ SL3275-2019, rememorada en la CSJ SL1002-2020, varió su línea de pensamiento en lo relativo a cuál es el momento desde cuándo debe contabilizarse la densidad de aportes o semanas válidas que den lugar a alcanzar el derecho a la prestación originada en una de estas particulares contingencias.

es así, como en la primera de las providencias antes citadas, reiterada en la CSJ SL4567-2019, se sostuvo que de acuerdo a las peculiaridades que en cada caso se evidenciaran, era dable tener en cuenta, no solo la fecha en que se estructuraba la invalidez (regla general), sino también «(i) la calificación de dicho estado, (ii) la de solicitud de reconocimiento pensional o (iii) la de la última cotización realizada -calenda donde se presume que la enfermedad se reveló de tal forma que le impidió seguir trabajando» (…)”.

En este orden de ideas, la Sala precisó que si bien la regla general es que para efectos del reconocimiento de la pensión de invalidez, además de una pérdida de capacidad laboral de por lo menos el 50%, se acredite una densidad de semanas determinadas en un lapso de tiempo específico (las que se contabilizan hasta cuando esta se estructure); excepcionalmente, y en razón de encontrarse frente a enfermedades crónicas, debe darse un tratamiento diferente, posibilitando tener en cuenta aquellas cotizadas con posterioridad a la fecha de estructuración.

Consulte el fallo aquí:

CSJ-SCL-EXP2021-N73774-SL781_Sentencia_20210303.doc

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn