En materia tributaria, el edicto es un mecanismo supletorio únicamente procedente al resultar fallida la notificación personal

En materia tributaria, el edicto es un mecanismo supletorio únicamente procedente al resultar fallida la notificación personal

La Sección Cuarta del Consejo de Estado precisó que el inciso 2.º del artículo 565 del ET preveía que los actos que decidieran recursos se notificaban personalmente, o supletoriamente por edicto, si el interesado no comparecía dentro de los diez días siguientes a la fecha de «introducción al correo del aviso de citación», es decir, del envío de la citación. Lo anterior, como resultado de concordar la norma citada con el artículo 59 de la Ley 4.ª de 1913, según el cual los términos señalados en días se cuentan hábiles, por lo cual debe entenderse que dicho plazo empieza a correr a partir del primer día hábil siguiente a la introducción al correo del aviso citatorio. Y, no desde el recibo de la citación”.

La Sala fue enfática al señalar que, en materia tributaria, el edicto es un mecanismo supletorio, que solo procede si la notificación personal resulta fallida (que no irregular), a pesar de haberse intentado en los términos de la norma en mención.

En ese orden de ideas, el edicto deberá fijarse al día siguiente de culminada de la oportunidad para llevar a cabo la notificación principal de la decisión administrativa, que es la personal (…). En caso de que esas irregularidades conduzcan al incumplimiento del término de un año con el que cuenta la Administración para fallar el recurso de reconsideración y notificar su decisión (artículo 732 del ET), la jurisprudencia de esta Sección reconoce el acaecimiento del silencio administrativo positivo, respecto de las peticiones de dicho recurso (artículo 734 ibidem)

Consulte el fallo aquí:

CE-SEC4-EXP2021-N24198_01852-01_Nulidad-Restab_20210506

Compartir

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn