¿Está sometida a retención en la fuente el pago en dinero que efectúa una persona jurídica a favor de una persona natural como modo de extinguir un contrato de mutuo?

¿Está sometida a retención en la fuente el pago en dinero que efectúa una persona jurídica a favor de una persona natural como modo de extinguir un contrato de mutuo?

A este interrogante se enfrentó la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN- con ocasión de una consulta elevada a la entidad por un particular.

Consideraciones de la DIAN

Como premisa general, recordó la DIAN, en lo términos del artículo 26 del Estatuto Tributario

los ingresos que sean susceptibles de producir un incremento neto del patrimonio en el momento de su percepción y que no hayan sido expresamente exceptuados, estarán gravados con el impuesto sobre la renta y complementarios. En consecuencia, los pagos o abonos en cuenta que sean susceptibles de constituir ingreso en los términos anteriormente señalados, están sometidos a retención en la fuente a título de renta de conformidad con lo establecido en los artículos 365, 368 y 369 del E.T.

Desde la perspectiva civil contractual, añadió la entidad, “el contrato de mutuo puede ser gratuito u oneroso”. Bajo esta consideración la doctrina de la DIAN ha señalado:

En el primer caso, no existen ingresos en dinero o en especie para las partes gravadas con el impuesto sobre la rentaya que tanto la transferencia (préstamo) de dinero o de otras especies fungibles que el mutuante efectúa en favor del mutuario, como la restitución que este último debe efectuar en favor del primero de la misma cantidad de dinero o de otras especies fungibles sin remuneración adicional alguna (reembolso del préstamo o del capital sin interésno constituyen ingresos que por su naturaleza tengan la potencialidad de producir un incremento neto patrimonial en cabeza de quienes los reciben.

Se trata simplemente de un préstamo y de su reembolso sin remuneración o interés alguno. (…)

En el caso de los contratos de mutuo oneroso (mutuo mercantilSi existen ingresos en dinero o en especie gravados con el impuesto sobre la renta para el mutuante, ya que la restitución que el mutuario efectúa en su favor de determinada cantidad de dinero o especie (reembolso del préstamo o capital) debe ser aumentado por una remuneración adicional denominada interés, el cual si es un ingreso que posee la potencialidad de producir un incremento neto en el patrimonio de su beneficiario el mutuante;en otros términos ni el préstamo ni el reembolso del préstamo o del capital están gravados con el impuesto sobre la renta, no así la remuneración o interés percibido que si lo está (ar. 26 E.T).

A cada persona en concreto le corresponderá establecer la naturaleza del contrato de mutuo, “para efectos de determinar el tratamiento tributario aplicable a la respectiva operación”.

DIAN, oficio 586 de 2021