'La reforma tributaria golpeará a la empresa privada por cuatro razones'

'La reforma tributaria golpeará a la empresa privada por cuatro razones'

Cuatro razones, entre otras varias, explican que el proyecto de reforma tributaria que se discute en el Congreso de la República sí golpeará fuertemente al sector privado. Así lo sostiene La Silla Vacía.

1. El aumento de los impuestos a los dividendos de personas naturales hace más atractivas las inversiones por fuera

Con la modificación propuesta al tratamiento tributario de los dividendos que reciben las personas naturales, “que dejará de ser del 10%, y se subirá a la tarifa general que le corresponda a cada persona según sus ingresos totales (una tarifa que irá del 19% al 39%)” existe un desincentivo a la inversión.

Luis Fernando Mejía, Director de Fedesarrollo, dice que la propuesta del gobierno “en la práctica se convierte en una doble tributación de los dividendos porque los dividendos ya pagan el impuesto de renta en cabeza de la sociedad. Constituye un aumento en el costo del uso del capital”.

Para una persona con recursos, entonces, puede ser más atractivo explorar posibilidades de inversión en otros países que en Colombia, donde la suma de la tarifa empresarial (de renta y dividendos), más la tarifa del impuesto a sus propios dividendos como persona natural, podría llegar al 67% según cálculos de la ANDI, mucho más alta que en otros países. En México, por ejemplo, es del 42%, en Chile del 40%, y en España del 28%.

2. No solo mantiene sino que refuerza el ICA, un impuesto que castiga a las empresas más competitivas

A pesar que frente al ICA en el año 2019 “se introdujo un descuento en el impuesto de renta de personas jurídicas correspondiente al 50% del pago del impuesto”, destaca La Silla Vacía, con la reforma tributaria presentada por el gobierno de Gustavo Petro plantea una deducción del descuento.

Esto significa que entra en la misma casilla con todas las demás deducciones empresariales, y se somete a sus mismas reglas y límites, con lo cual prácticamente deja de tener peso como beneficio tributario.

(…)

[P]ara José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana “la solución no es entonces volver al régimen anterior, sino solucionar el problema del ICA, que es un impuesto muy distorsionante que castiga a las empresas más competitivas”.

3. Al mantener el mismo impuesto de renta empresarial, la reforma no mejora el entorno de inversión privada

El proyecto de reforma tributaria no modifica lo establecido en la reforma tributaria del 2021, en el sentido en que “el impuesto sobre la renta de empresas nacionales o extranjeras que paguen impuestos en Colombia sería del 35% a partir del 2022”.

El proyecto Ocampo deja la tarifa quieta, y al hacerlo, los expertos consultados por la Silla consideran que el gobierno pierde una oportunidad de apoyar la mejora en productividad y el entorno de inversión del sector privado.

(…)

El 35% es una tasa muy elevada para las empresas en el contexto internacional —dice Juana Tellez, economista jefe de BBVA Research Colombia— dado que el promedio en los países de la región es 27%, y de la OCDE (el club de países desarrollados al que entró Colombia hace 4 años) es del 24%.

4. La eliminación de exenciones equilibra más la cancha, pero todavía mantiene muchos privilegios

A pesar que una de las banderas del gobierno del presidente Petro es la eliminación de beneficios tributarios, La Silla Vacía resalta que “cien beneficios tributarios que seguirán vigentes si se aprueba el proyecto tal y como fue presentado. Es decir, la eliminación de privilegios sectoriales, a pesar de los anuncios, es parcial”.

La razón por la cual Colombia tiene una tarifa de 35% es justamente porque nuestro estatuto tributario tiene una gran cantidad de exenciones que terminan generando tasas efectivas de tributación más bajas de lo que deberían ser.

Fuente/con información de: La Silla Vacía