¿Qué debe entenderse por 'comparable interno' de una operación en el marco del Régimen de Precios de Transferencia?

¿Qué debe entenderse por 'comparable interno' de una operación en el marco del Régimen de Precios de Transferencia?

Este fue el interrogante planteado por un particular a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN-, entidad que procedió a pronunciarse sobre la materia.

Consideraciones de la DIAN

La DIAN advirtió en primer término que la legislación colombiana en materia de precios de transferencia no cuenta con una definición expresa de “comparable interno”. No obstante, a efectos de absolver la consulta, la DIAN acudió a lo consagrado en el párrafo 3.24. de las “Directrices de la OCDE aplicables en materia de precios de transferencia a empresas multinacionales y administraciones tributarias”.

Allí se establece que:

3.24. Una operación no vinculada comparable es aquella que ocurre entre dos partes independientes y que es comparable a la operación vinculada objeto de examen. Puede tratarse bien de una operación comparable entre una parte de la operación vinculada y una parte independiente (“comparable interno”) o entre dos empresas independientes, ninguna de las cuales es parte de la operación vinculada (“comparable externo”)”.

Las operaciones comparables, recordó la entidad, se encuentran regidas por los criterios establecidos en el Estatuto Tributario:

ARTÍCULO 260-4. CRITERIOS DE COMPARABILIDAD PARA OPERACIONES ENTRE VINCULADOS Y TERCEROS INDEPENDIENTES. Para efectos del régimen de precios de transferencia, dos operaciones son comparables cuando no existan diferencias significativas entre ellas, que puedan afectar materialmente las condiciones analizadas a través de la metodología de precios de transferencia apropiada. También son comparables en los casos que dichas diferencias puedan eliminarse realizando ajustes suficientemente fiables a fin de eliminar los efectos de dichas diferencias en la comparación.

Para determinar si las operaciones son comparables o si existen diferencias significativas, se tomarán en cuenta los siguientes atributos de las operaciones, dependiendo del método de precios de transferencia seleccionado:

1. Las características de las operaciones, incluyendo:

(…)

2. Las funciones o actividades económicas, incluyendo los activos utilizados y riesgos asumidos en las operaciones, de cada una de las partes involucradas en la operación.

3. Los términos contractuales de las partes que se evidencien frente a la realidad económica de la operación.

4. Las circunstancias económicas o de mercado, tales como ubicación geográfica, tamaño del mercado, nivel del mercado (por mayor o detal), nivel de la competencia en el mercado, posición competitiva de compradores y vendedores, la disponibilidad de bienes y servicios sustitutos, los niveles de la oferta y la demanda en el mercado, poder de compra de los consumidores, reglamentos gubernamentales, costos de producción, costo de transporte y la fecha y hora de la operación.

5. Las estrategias de negocios, incluyendo las relacionadas con la penetración, permanencia y ampliación del mercado.

PARÁGRAFO. En caso de existir comparables internos, el contribuyente deberá tomarlos en cuenta de manera prioritaria en el análisis de los precios de transferencia

De lo anterior concluyó la DIAN que

la operación involucra “una parte de la operación vinculada”, sin condicionarlo, por ejemplo, a que se trate únicamente de una operación del contribuyente o una operación de su vinculado. Por lo tanto, se encuentra que el comparable interno podrá corresponder a una operación comparable que involucre a cualquiera de las partes de la operación vinculada con un tercero independiente.

Así, este Despacho se permite indicar que, en la medida que se cumplan a cabalidad y de manera concomitante los dos atributos previamente señalados, la operación podrá ser considerada como un comparable interno.

DIAN, oficio 1018 [906157] de 2022