'Una reforma expropiatoria de triple tributación': alerta sobre la reforma tributaria y su impacto en las sociedades

'Una reforma expropiatoria de triple tributación': alerta sobre la reforma tributaria y su impacto en las sociedades

En el Diario Portafolio el consultor económico, agrícola y empresarial Andrés Espinosa Fenwarth alertó sobre los impactos que tendría sobre las empresas la reforma tributaria que cursa en el Congreso de la República.

El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, radicó una reforma expropiatoria de triple tributación, representada por el impuesto de renta a las sociedades, los gravámenes a los dividendos recibidos por los socios y el impuesto al patrimonio de las personas naturales, propuesta alcabalera que espanta la inversión, reduce la competitividad, fomenta los cambios de residencia fiscal e incentiva la fuga de capitales.

A criterio de Espinosa Fenwarth, la reforma tributaria presentada por el gobierno del presidente Gustavo Petro “eleva sustancialmente la tributación de las empresas” mediante lo que denominó una tripleta de normas:

  1. Límite global de las deducciones, rentas exentas y descuentos tributarios;
  2. Eliminación del descuento del impuesto de industria y comercio (ICA) y su transformación en una deducción sobre la renta;
  3. Supresión de la deducibilidad de los pagos en especie a los trabajadores.

Así entonces, sostiene el consultor,

en lugar de reducir la tarifa general de renta para las personas jurídicas -como recomiendan los expertos-, la reforma consolida el 35%, le añade en piedra el 3% a las instituciones financieras -con un anticipo del 100% de la sobretasa-, mantiene el 4×1000 y prescinde del régimen especial del 9% para hoteles y parques de ecoturismo, sectores que el gobierno supuestamente pretende promover.

Compartiendo la opinión de otros analistas, “la reforma eleva la tributación de la sociedad-socio hasta el 104% de las utilidades, nivel francamente confiscatorio”.

El proyecto incluye la aplicación del fallido modelo argentino de impuestos a las exportaciones -petróleo crudo, carbón y oro- mediante el uso de precios artificiales de referencia, sumado a la no deducibilidad de las regalías, disposiciones que, según la Andi, convierten la carga impositiva del sector en una expoliación del 87,1% de sus ganancias.

Fuente/con información de: Portafolio